Saltar al contenido
guitarras

10 Canciones de guitarra para Halloween

canciones de halloween

Es ist die großartigste Jahreszeit, wenn man herausfinden muss, wie man E-Gitarre spielt, während man ein Bigfoot-Ensemble trägt, wenn es an der Tür klingelt und Freddy Krueger am Eingang eine zweistimmige Cardi-B-Harmonie mit Yoda singt, nur für Reese’s Pieces.

Es ist natürlich Halloween, der Gothic-Weihnachtsfeiertag, der Maifeiertag für die Grässlichen und die Jahreszeit, in der kräftige Metal-Fans eine außergewöhnliche Verwaltung erhalten, um ihr iPhone bei Zusammenkünften in den Hafen zu stellen.

Im Hinblick auf diese Seele und angesichts der Tatsache, dass wir – seien wir ehrlich – alles aus der Perspektive des Gitarrenspiels sehen, haben wir 15 unserer Nummer-Eins-Gitarrentitel zu Halloween zusammengetragen.

Wir haben das Gruselige, das Triste, den Prog – und sogar etwas Gesellschaft. Gegenwärtig bleibt bis zum 31. alles zu tun, um herauszufinden, wie man in diesem verflixten Flying V Outfit aus Pappe spazieren gehen kann…

1. Black Sabbath – Black Sabbath (1970)

Guitarist: Tony Iommi

A congregation ringer, hefty downpour, the smoothed fifth, Ozzy Osbourne’s hopeless yowl, and the introduction of substantial metal, Sabbath’s eponymous song of praise has lost none its dull magnificence fifty years on. The spread workmanship is somewhat something, as well, similar to a colorized riff on Jack Clayton’s exemplary chiller, The Innocents.

Ozzy says it’s the most frightening tune recorded. He could be correct: frightening is difficult to get across on tape.

Here, Iommi is playing a Gibson SG Custom Special referred to tenderly as ‘Monkey’, which has a P-90 in the scaffold and a P-90-esque custom-injury John Birch Simplux, the SG assuming his Strat’s position after its neck pickup pooed out.

2. Goblin – Profondo Rosso (1975)

Guitarist: Claudio Simonetti

How unique may Dario Argento’s filmography have been if everything had gone to design, if the Italian loathsomeness ace’s best option Giorgio Gaslini created something he loved, in the event that Pink Floyd, at that point addressed the call. However, the eerie creations of Simonetti and co. would come to characterize Argento’s motion pictures even before we see the main drop of blood, cowhide gloved hand with blade, or crushed window sheet.

The principle theme is played by harpsicord with Simonetti’s guitar assuming a supporting job, developing more unmistakable as the piece blooms into sumptuous prog plans. Something like Red Witch’s Synthotron II may assist you with nailing a portion of those harpsicord lines on guitar.

3. Mike Oldfield – Tubular Bells

Guitarist: Mike Oldfield

Una obra de vacilante aspiración de prog. que caracterizó al virtuoso de rápido brote de Oldfield – esto se registró cuando todavía tenía sólo 19 años de edad – pero su tapón de exhibición está todavía inseparablemente conectado a una película sobre una joven que se controla por un espíritu maligno, vomita sopa de guisantes en la sustancia del pastorado y utiliza un lenguaje que haría que un marinero se sonrojara.

En cualquier caso, una película increíble, una pista extraordinaria, y hay algo frío y bárbaro en los planes de juego que la hace ideal para un thriller. Fabrica un mundo. Oldfield utilizó una Fender Telecaster de 1966 que fue reclamada recientemente por Marc Bolan de T.Rex, y grabó esencialmente toda la colección él mismo – una victoria de sobregrabación al estilo de Mozart.

4. Ozzy Osbourne – Mr. Crowley

Guitarrista: Randy Rhoads

Sacando a relucir el hiper-dinámico off-timing de Bark at the Moon, esencialmente a la luz del hecho de que este es aparentemente el mejor segundo de Randy Rhoads con Ozzy, Mr. Crowley es una epopeya del metal de los 80 que ocurre en lo que Nigel Tufnell retrataría como el más triste, considerando todas las cosas, Re menor.

Como todo lo que Ozzy grabó con Rhoads, tiene esa irresistible energía de los viernes por la noche – un contacto alto de la generosidad social de Ozzy y la emoción de otro comienzo post-Sabbath – y algunas salidas melódicas de alto templo cuando es la oportunidad ideal para que Rhoads haga un solo de guitarra. El toque de guitarra es impresionante, obviamente, y el Sr. Aleister Crowley en persona era bastante Halloween, con su brujería que no.

5. The Cramps – I Was A Teenage Werewolf (1980)

Guitarrista: Hiedra venenosa

Los Cramps llevaban un mien salvaje que recomendaba que lo ordinario era Halloween, que los trabajadores normales eran las auténticas monstruosidades. Tal vez tenían razón.

I Was a Teenage Werewolf ve su tonta racionalidad de miedo a la B, sombreando un desorganizado atasco de psicóbilos con un teatro sombrío. De la aparente multitud de parientes de los primeros jugadores ruidosos, por ejemplo, Duane Eddy y Link Wray, Hiedra Venenosa fue la más peligrosa, empleando el sonido de su Gretsch 6120 de 1958 o el doble de Bill Lewis a través de una reverberación Fender Pro como si fuera una cuchilla.

6. Paul Giovanni – Corn Rigs (1973)

Guitarrista: Paul Giovanni

Aviso

Muy bien, ¿qué tiene de espeluznante este corte de gente agnóstica de Caledonia en ese momento? Considerando todas las cosas, nada en realidad. Giovanni clava la vibración pacífica y es la banda sonora ideal para hacer algunas expresiones y obras de arte – tal vez algo de encestado. Obviamente, en el caso de que hayas visto la repulsividad británica original de Robin Hardy El hombre de mimbre te darás cuenta de que el trabajo de mimbre de la gran gente de Summerisle no es algo a lo que necesites acercarte en exceso.

Sea como fuere, asumimos que ha visto la película, y traiga a Corn Rigs la información extra impresa sobre lo que le ocurre al temible dios cuando van a buscar a jóvenes desaparecidas en las islas escocesas después de que la cosecha de manzanas se esfumara.

7. Iron Maiden – Fear of the Dark (1992)

Guitarists: Dave Murray, Janick Gers

What could be more unnerving than the dull? The possibility of Blaze Bayley leaving Wolfsbane to front your #1 weighty metal band? Ha! A frightfulness without look at, but this was undoubtedly the ghastliness to show up from the shadows once Bruce Dickinson soaked up the adulation after the visit cycle for Fear of the Dark was finished.

Dread of the Dark has consistently stayed an installation in the Iron Maiden set all things considered. It is Maiden in small: epic, basic songs, the twin-guitar dynamic that was effectively upsized for the arrival of Adrian Smith, and a Hammer ghastliness air that addresses the child in every last one of us.

8. The Birthday Party – Release the Bats (1982)

Guitarristas: Mick Harvey, Rowland S. Howard

Considerado como un estándar de rock gótico y sonando como una pieza de escritura automática de los volátiles post-punks australianos, Release the Bats es para el rock ‘n’ roll lo que el tercer acto es para una película de terror.

Nick Cave podría tener una figura elegante en estos días, el trovador suave con un pasado oscuro, pero con The Birthday Party es todo animalismo, menos poesía, como si estuviera poseído después de que el vudú de los murciélagos del oscuro sex-horror haya salido mal.

Harvey y Howard dan una clase magistral en skronk, con su rasguño atonal burbujeando alrededor de una línea de bajo propulsor de Tracy Pew.

9. Steve Miller Band – Abracadabra (1982)

Guitarristas: John Massaro, Kenny Lee Lewis, Steve Miller

Actualmente para algo a lo que tu tía May pueda trasladarse, posiblemente algo para traer algo de luz una vez más a la habitación después de que La Fiesta de Cumpleaños haya abierto el séptimo rincón de la condenación.

Tal vez el mayor truco que Steve Miller hizo con el Abracadabra, que después de todo es un himno a la magia, fue hacer que la radio FM lo reprodujera en un gran pivote a lo largo de los 80.

Esta fue una banda de Steve Miller muy transformada desde el principio de la brillante piedra alucinógena, con Miller en los sintes, y tienes algo de trabajo básico de sostenimiento de un solo lazo de la guitarra, y trampas que realmente te conectan y te atrapan.

10. Blue Öyster Cult – (Don’t Fear) The Reaper (1976)

Guitarist: Donald ‘Buck Dharma’ Roeser, Eric Bloom

Presently for some an excess of point of view from Buck Dharma, with a strong stone perpetual that muses upon the certainty of death – specifically able for its short appearance in John Carpenter’s Halloween.

(Try not to Fear) The Reaper has been secured by a wide range of groups, which is justifiable yet in addition unbelievable, as nobody would draw near to the vibe of the first.

Buck Dharma composed and performed lead vocals on the track, and he was about the Gibson SG. This and a warm cylinder amp would get you in the ballpark tone-wise on a track to make you nostalgic for the ’70s if you survived them.

A bone-fide FM rock staple with an immense, aggressive center eight. That could never happen these days.